Retomemos nuestros sueños

La crisis económica y de salud han golpeado el bolsillo y los emprendimientos de miles de mexicanos cooperativistas, pero eso no significa que sus sueños se hayan detenido.

El financiamiento es una herramienta vital para que los mexicanos retomen sus metas y planes luego de esta pandemia. Un ejemplo de ello es Benjamín Hernández, del municipio de Cuerámaro en Guanajuato, y socio desde hace más de 10 años de la cooperativa Caja Popular Mexicana, a quien el uso de un Crédito Productivo le ha dado la oportunidad de comprar fertilizantes y plaguicidas, con los que reactivó el campo que cultiva y ahora está listo para sembrar maíz blanco y sorgo.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), durante el primer trimestre del año, la colocación de productos financieros en las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (Socaps), cayó en promedio 12% respecto al mismo lapso del año pasado, pero luego de la recuperación económica por el control de la pandemia y otros factores como el plan de vacunación, y la tendencia a la baja en el número de contagios del virus SARS-Cov 2, en el segundo trimestre del año, se ha registrado un aumento en la solicitud de créditos del 6.9%, en el mismo periodo respecto al año pasado.

La mayoría de estos créditos son para uso productivo e inversión en materia prima. Otro ejemplo es Juan Antonio Zavala, agricultor de una comunidad llamada Rancho Nuevo La Cruz en el municipio de Romita, Guanajuato, a quien su financiamiento le ha permitido no solo mantener las tierras que ya cultivaba, sino aumentar la superficie de siembra con la compra de un tractor.

Juan Antonio es un cooperativista dedicado al campo y sus herramientas de trabajo las ha obtenido a través de financiamientos.

“Saqué un financiamiento para comprar un tractor y aumentar mi superficie de siembra. Con el uso de este crédito me permite ahorrar gastos al momento de trabajar”, comentó Juan Antonio Zavala.

La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) dio a conocer un análisis en Latinoamérica sobre la respuesta de las cooperativas en el mundo ante el Covid-19, y en México, se han centrado en la contribución entre sus miembros, y el ajuste de planes de crédito y nuevos productos financieros que les permitieran ser más flexibles con sus pagos, para en una segunda etapa, promover y facilitar el uso de créditos.

Los cooperativistas mexicanos saben que es tiempo de abrazar más fuerte sus metas para en esta época de afrenta reforzar los planes financieros a futuro.

El financiamiento de las cooperativas es clave para la recuperación económica. Benjamín Hernández logró la compra de una empacadora con la que aumentó sus ingresos, lo que le permite tener un repunte en sus actividades agrícolas.

SUSCRÍBETE A NUESTRO

BOLETÍN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículo Anterior

Niños artistas y ahorradores

Artículo Siguiente

#COOPSDAY: Reconstruir mejor Juntos