Una vida de esfuerzo

Alberta convirtió su negocio en el lugar donde puede crear y también cumplir sus metas financieras, todo con el buen uso de sus créditos Caja Popular Mexicana

Alberta convirtió su negocio en el lugar donde puede crear y también cumplir sus metas financieras, todo con el buen uso de sus créditos
Caja Popular Mexicana

La bisutería se convirtió en el proyecto de vida de Alberta Arteaga Calles, socia de Caja Popular Mexicana desde hace 25 años; con la cooperativa como su aliada ha logrado estabilidad en su negocio y ampliar sus productos.

Todo comenzó hace 7 años en Tampico, Tamaulipas, cuando aprendió a realizar diseños con distinto tipo de bisutería, conforme su negocio crecía ella necesitaba más material, y buscaba crear nuevos productos como collares, aretes o anillos, y fue entonces cuando comenzó a hacer uso de los servicios financieros de Caja Popular Mexicana.

“Es un negocio que empecé yo sola, luego fue hace unos 6 años que pedí mi primer préstamo y puedo decir que ya no he estado sola, así he podido invertir y poco a poco mi negocio va creciendo”, comentó Alberta.

En su local su mercancía se encuentra distribuida de tal manera que pueda distinguirse la variedad de productos, los años le han dado la experiencia necesaria para saber elegir cuál será la próxima inversión en su negocio o como debe venderlos.

“Mi negocio es un ejemplo de lo que se puede lograr con un buen apoyo, en mi caso fue con Caja Popular Mexicana, he podido invertir, pagar y después volver a buscar un crédito para vender más”, finalizó.

SUSCRÍBETE A NUESTRO

BOLETÍN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículo Siguiente

La pandemia nos pone a prueba