Un legado de esfuerzo y superación

Carmen encontró en el cooperativismo el lugar para su desarrollo profesional y personal

Carmen comenzó su camino al interior de las cooperativas en el área de limpieza de una sucursal de Caja Popular Mexicana. Ahora después de 23 años, y en un puesto de cajera, se despide de su vida laboral, y se convierte en la primer colaboradora jubilada en la zona Bajío Centro del país en Caja Popular Mexicana.

Su historia es el reflejo del esfuerzo por buscar una mejor calidad de vida. Carmen Galván Ruiz, aún recuerda fechas exactas y nombres precisos del momento en el que comenzó a formar parte de la vida interna de una cooperativa. Fue el 18 de mayo de 1998, cuando Ramón Zamora, Gerente de sucursal en turno, la contrató para el área de limpieza, tiempo después tuvo su oportunidad como Cajera, donde logró formar un lazo fuerte con los socios y los colaboradores, que a pesar de su jubilación, va a perdurar.

“No me quisiera ir, a veces digo que no me quisiera ir, pero estoy muy satisfecha porque siempre diré que yo trabajé en una gran empresa y estoy muy orgullosa de ella”

Durante sus 23 años de servicio, la señora Carmen vivió en persona la gran evolución de Caja Popular Mexicana a su era digital, pues pasó por los lanzamientos de CPM en línea, CPM Móvil y sus aplicativos Plus, le tocó la llegada del servicio de Corresponsalías, con lo cual tuvo que redoblar esfuerzos y estudiar para poder dominar esta nueva tecnología.

“La verdad no fue muy complicado, yo siempre estuve muy dispuesta a hacer lo posible por ir evolucionando según me lo pedían, a veces yo me sorprendo de que ahora los jóvenes están en el celular píquele y píquele, pero hay que evolucionar según no lo pidan o demanden las circunstancias y las nuevas generaciones, ahora sí como está la situación ya todo es mediante el celular y el internet”, comentó como un recuerdo de todo lo que ha aprendido como colaboradora.

“El mensaje que yo les diría es trabajar con ganas, demostrar que tenemos ganas de trabajar y salir adelante, ser honestos en nuestro trabajo y eso nos da todo lo que necesitamos, es una gran satisfacción y uno vive con eso, la honestidad sobre todo para mí ha sido muy importante”

SUSCRÍBETE A NUESTRO

BOLETÍN

2 comments
  1. Una historia conmovedora. Se ve que Doña Carmen es de las personas que siempre comparten su gran luz. Gracias por compartirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículo Anterior

El Origen de las cooperativas

Artículo Siguiente

VALORES ÉTICOS DE LOS “PIONEROS DE ROCHDALE”, VIGENTES